Me llamo Catalina Escobar. Soy una defensora y promotora del poder transformador de las mujeres en las naciones y estoy convencida que para acabar con la pobreza se necesita actuar más y hablar menos.

Voy a contarles la historia de cómo surgió la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, que fundé y presido desde hace más de 15 años. En el año 2001 me encontraba viviendo en la ciudad de Cartagena con mi familia, esposo y dos hijos pequeños. Desde que llegué a la ciudad percibí los altos índices de pobreza y comencé a ayudar como voluntaria en la Clínica de Maternidad Rafael Calvo. A finales del año, habíamos tomado la decisión de volver a Bogotá y fui a la clínica a despedirme. Estaba alzando a un bebé de 15 días de nacido cuando tristemente murió en mis brazos, porque su madre, una madre adolescente, no tuvo 60.000 pesos que necesitaba para que atendieran a su bebé a tiempo. Unos quince días después, ocurrió un incidente que cambió mi vida. Dejé a mi hijo Juan Felipe, un bebé de un año y medio, en el apartamento con la persona que lo cuidaba y salí a hacer las últimas vueltas para nuestro regreso a Bogotá.

Acababa de salir de mi apartamento, cuando me avisaron que mi hijo había gateado hasta la terraza y trepando por encima de las cajas, que la compañía de mudanza había dejado arrumadas, había traspasado las rejas y había caído al vacío (vivíamos en un octavo piso). Inmediatamente nos fuimos al hospital pero ya era muy tarde, no había nada que hacer. Unos días después ya estando en Bogotá estaba comiendo en un restaurante con toda mi familia, cuando me fijé que los precios de los platos que habíamos pedido mi marido mi hijo mayor y yo sumaban un total de 60.000 pesos. Inmediatamente me ataqué a llorar y le conté a mi familia lo que le había pasado a ese bebé en Cartagena y me dije no es posible que haya mamás que estén pasando por el dolor tan grande que yo estoy pasando: el de perder un hijo, por enfermedades evitables, por una cantidad de dinero que yo podía ayudarles a conseguir, y más que todo a prevenir que llegaran a ese punto. Así que esa noche escribí en una servilleta:  “FUNDACIÓN JUAN FELIPE GÓMEZ ESCOBAR”.

Y así comenzó esta locura que con cariño llamamos “La Juanfe” y desde la cual hemos empoderado a más 3.200 madres adolescentes en condición de pobreza extrema y salvado la vida de más de 3.900 bebés a través de nuestro Plan Padrino de Cunas. Me perdonarán, pero siempre aprovecho estos espacios para “pasar el sombreo” Si ustedes desean apoyarnos, en este link podrán realizar su donación: https://juanfe.org/donaciones/.

Nos encontraremos en este espacio la semana que viene. #EspritColombia #MujeresReales

TIPS PARA ESTA SEMANA

Los dirijo sobre todo para los y las emprendedoras sociales, sé que es un camino difícil pero absolutamente gratificante.

1. No desistan cuando les digan que no. Es normal que los crean locos y que no están siendo realistas. Los primeros años de operación de nosotros fueron críticos, nadie daba un peso por mi organización, pero miren no desistí y hemos mejorado la vida de quienes más nos necesitan.

2. Para que una organización social prospere, tiene que ser extremadamente ordenada con sus finanzas y sus programas. Tienen que crearla de tal forma en que si ustedes fueran los donantes, invertirían en ella.

> Atras
compartir en facebook compartir en google compartir en twitter compartir en Pinterest